¿De qué hablamos cuando hablamos de democracia? Es una pregunta disparadora de un debate interminable respecto de un concepto y una práctica polisémica. Aquí intentaremos simplemente iniciar un sondeo teórico, político e histórico de cara a una necesaria profundización de la democracia en todos los ámbitos de acción colectiva del ser humano.

Ahí estoy yo, y ella está en algún lugar del mundo. Este es el transporte que me lleva y me trae al lugar donde trabajo, el sitio donde se esconden mis acciones verdaderas. El viaje es mi momento íntimo, lugar y sitio por donde escapan mis pensamientos; y eterno trayecto donde mis ilusiones se perpetúan

El hombre moderno necesita llevar un top de todo. Adoptó a “los podios” como la casita que quiere tener en la costa. Porque intuye que el precio de lo sagrado es el tiempo. O sea, poder darle el tiempo vital de uno, para hacer las cosas que nos motivan. y no tiene por qué perderlo en el lento aprendizaje de cosas que él considera menores.

Están quienes escriben mucho y muy malo. Están los que escriben poco y muy bueno. Están los que escriben para ganar dinero y están los que escriben mucho y muy bueno, esos son los peores.
También estaba el poeta Juan, que escribía cuando se dejaba escribir en papelitos, cuando es-taba mal, ya que jamás tocaba biromes si estaba de racha en el amor, no sea cosa de andar perdiendo el tiempo. La cosa es que andaba nulo, gastaba resmas enteras y servilletas en rollo de a montones, pero nada. Para estos asuntos del terror de “la hoja en blanco” estaba el servicio otorgado por la pizzería de Cupido “Las Musas”, que era el siguiente:

©2021 ATUNLA. Todos los derechos reservados. Diseñado por Polsk