El laberinto del PJ

Última Yoli del año y que año, ¿no? Movidito por dónde lo miremos, lleno de elecciones (ATUNLa, FATUN, Legislativas), lleno de emociones, lleno de trabajo con las Cras y Cros. Un año dónde seguimos consolidando nuestro amado Gremio de base, como siempre del lado del Compañerx, con errores y aciertos, es cierto, pero bien parados del lado que tenemos que estar.

 Por dónde encarar esta última columna del 2017 con tantas cosas que pasan casi a diario, hay tanto para escribir, pensar, debatir, que se hace difícil para quién escribe encarar un solo tema. Veamos… reforma laboral, resultados elecciones de octubre, sindicalismo malo y bueno, Cristina y Unidad Ciudadana, Pablito Moyano y Palazzo, Macri, Santiago Maldonado y así puedo estar nombrando “casos” que con sólo decirlos se les va a venir a la cabeza imágenes, momentos y pensamientos sobre cada ítem citado líneas arriba. Pero saben qué? Voy a escribir sobre un tema muy caro a los sentimientos de quienes fuimos criados en una familia con mucho sentimiento Peronista.

Voy  a tratar de escribir algo coherente sobre el futuro y el presente del Partido Justicialista. Si, ya sé, es más fácil ganarse el Telekino pero bueno… Si somos simplistas diríamos que conduce quién tiene los votos y los votos los tiene Cristina.

Tres millones y medio para ser exactos. Entonces, listo? Se terminó la discusión? Ni un poquito! porque la voy a trosquear, ya que Cristina sacó esos votos por fuera del Frente Justicialista (o Partido Justicialista ) y los votos son en su inmensa mayoría provenientes de “La República” de la Matanza y del sur del Conurbano por lo que varios disidentes a la Cra. comentan por lo bajo que Cristina corre el riesgo de llevar Unidad Ciudadana a ser un partido vecinal. Algo de razón tienen pero es chiquito el pensamiento sabiendo de lo que es capaz Cristina politicamente. Cristina es Peronista.

Sus 8 años de Gobierno no la contradicen (aunque haya dejado al Movimiento Obrero fuera de la mesa de discusión después del rompimiento con Hugo Moyano después del 2011), y ella no deja de demostrarlo en sus formas ya que el Peronismo se lleva en la sangre y en las formas de vivir.  Pero Cristina se fué del movimiento. Armó su propio partido y no compitió con Randazzo en las internas del  Frente Justicialista regalando “el sello” a alguien que todavía no entiendo qué es lo que quiso hacer o lo obligaron a hacer. Pobre Florencio. Sacar los pies del plato sólo por el hecho de sumar votos “progres” (si es que esa es la explicación del porqué de Unidad Ciudadana) es, creo yo, poco perdonable. El Peronismo no tiene que ir a buscar los votos de quiénes no se creen Peronistas. El Peronismo, mejor dicho, el buen Peronismo, en si mismo es progresista, es revolucionario y es contenedor de las clases bajas y medias. Quizás (y lo digo con el diario del lunes) se tendría que haber ido a internas y convencer a los propios y así, ganar. Ganando con la camiseta de quién sos hincha y legitimando tus sentimientos hubiera dado por muerta la eterna discusión de la unidad del campo popular con el claro liderazgo de la Cra. Cristina. Pero estoy escribiendo sobre el pasado ya, y tenemos que mirar padelante si o si, o tendremos 6 o 10 años más de Macrismo pornográfico. 

 El futuro del Partido es difícil de ver y de analizar. Algunos funcionarios del actual Gobierno se adelantan y hablan de la muerte del Peronimo como lo fue el de la UCR en el 2001. No entienden nada. Aunque en algo tienen razón… y de sólo pensarlo da miedo. Cómo evitamos esto? Si la dueña de los votos en la Pcia. de Buenos Aires ( y seguramente en el resto del país) es Cristina, habrá que encolumnarse detrás de ella, pero ella tiene que bajar al llano. No lo digo que no lo hace con la gente ni que no va a los barrios a embarrarse los zapatos. Lo digo para adentro del Partido, convencer a los propios, dejemos de lado los de afuera… los extraños. Esos son volátiles, el Peronismo es lealtad y ellos no lo son. En estos momentos se está discutiendo quién conducirá el Peronismo en la Provincia y CFK banca a Espinoza, y la pregunta es por qué? Empecemos a renovar la dirigencia, empecemos a movilizar, empecemos a charlar con el Movimiento Obrero, con los curas de los barrios, empecemos nosotros a tocar el timbre, pero no sólo los que nos dicen que si a todo, sino sobre todo a quienes no piensen ni vean al Peronismo como nosotros (y de paso evitamos obsecuentes) pero lo son.

Entonces, la pregunta es: podrá Cristina bajar al llano en el plano dirigencial? No podemos olvidar que se perdieron las últimas tres elecciones. La autocrítica hace a los hombres y mujeres mejores personas, sin duda. Como sin duda la conductora sigue siendo Cristina y como no tengo ninguna duda que Cristina sin el Peronismo no puede y el Peronismo sin Cristina, tampoco. Un Peronismo sin Cristina es Pichetto o Urtubey o algún otro. Eso no es Peronismo, por lo menos no es el que me enseñaron a mí ni es el que pregono con tanta pasión. Este Peronismo, a quién le robaron los sentimientos y desdibujado como lo vemos, es mucho más que el Macrismo.
Ellos  son idealistas del dinero. Son patrones. Son clasistas. Son las Corporaciones. Nosotros somos el Pueblo. Somos quienes le dimos al de abajo, al invisible, dos ciclos de 10 años  dónde la Justicia Social fue bandera. Somos quienes pensamos que la Patria es el otro. Somos los desaparecidos. Los Descamisados. Somos Evita.

  

Entonces dejemos los egos y las vanidades de lado y comportemosnos como buenos Peronistas. Otra vez depende de nosotros, dejemos de mirar que hace el enemigo, dejemos de copiarlos por un par de votos… Claro que para la unidad del Partido existen límites. Massa es uno y los traidores también.

El resto, adentro. Bien adentro tienen que estar. Escuchados y respetados. Con voz y voto. Debatiendo permanentemente con el Movimiento Obrero como hacía el General. Hablando de propuestas para todas y todos y no de la vida personal de cada uno. Bancando a los Cros que la están pasando mal por una Justicia que se ha convertido en un despacho del actual Gobierno. Comunicando bien y los corruptos presos… y sin ninguna duda con el liderazgo de Cristina. Así es como quiero el futuro del PJ. Ya sabemos de quién depende… Felices fiestas Compañeras y Compañeros, brinden y disfruten. Y no se olviden de Santiago Maldonado.

Diego Barone

©2021 ATUNLA. Todos los derechos reservados. Diseñado por Polsk