La Banda de los corazones offshores

Ya está, ya pasó la época dónde socorronamente nos deciamos “viste? Ahora que se jodan” o les deciamos “te lo dije! Ahora bancátela”, es otra época esta, si… ya sé, pasaron sólo 2 años y medio y no es tanto, pero en este país ese tiempo es un siglo entero. Y en 2 años y medio fueron por todo.

Ya está, ya pasó la época dónde socorronamente nos deciamos “viste? Ahora que se jodan” o les deciamos “te lo dije! Ahora bancátela”, es otra época esta, si… ya sé, pasaron sólo 2 años y medio y no es tanto, pero en este país ese tiempo es un siglo entero. Y en 2 años y medio fueron por todo. Literalmente.
Si no pudieron con todo, fué por la gente que ha salido a la calle en temas muy puntuales, como por ejemplo el 2x1 a los milicos. Pero no significa que más adelante, si ganan el año que viene, no insistan con esta y otras cuestiones que modifiquen los derechos ganados de la Sociedad.

En lo que nos concierne a nosotros, las y los Trabajadorxs Nodocentes, la inflación (casi descontrolada este año) ya hace mella en casi todas las Categorías y eso que sabemos que dentro del escalafón de los Empleados del Estado, somos de los salarios más altos y dicho sea de paso, eso si que no fue magia, fue por la lucha de nuestra Federación por más de 40 años con Farina a la cabeza. Nadie nos regaló nada, todo lo que tenemos nos lo ganamos y llegó la hora de defendelo.
Sigamos…a la inflación que nos pega en el hígado, se suma el desfinanciamiento constante y criminal que ejerce el Estado sobre las arcas de las Universidades Nacionales. La falta de entrega a tiempo de las partidas presupuestarias hace, por ejemplo, que la UNAJ (Fcio.Varela) en el mes de Septiembre no pueda abrir sus puertas para que más de 600 Trabajadorxs (Nodocentes y Docentes) no puedan trabajar y más de 20.000 Estudiantxs no puedan seguir con sus estudios. Grave, no? Recordemos que estamos hablando de una Universidad que está a no más de 25 km de distancia de la nuestra. O sea, en cualquier momento podría estar pasando esto en la UNLa. y como vamos a reaccionar? Sentados en nuestras computadoras pensando que a nosotros nunca nos va a tocar? O saldremos a la calle a defender lo que nos pertenece? Siempre tengo esa duda… y a la vez sé que la respuesta a esas preguntas será la de salir a patalear por nuestros derechos. No tengo dudas de eso.

Mientras tanto, tenemos que ser solidarios con lxs otrsx, estar unidos para ser más fuertes y estar organizados para afrontar los embates que seguirán viniendo.

 Bueno bien, ahora miremos un poco a los que están enfrente de nuestra vereda, gobernando. Ellos y Ellas no dejan de pifiarla en el rumbo económico, tan es así que después de pedirle plata a Dios y María Santísima fueron a pedir la escupidera al FMI.
Y sabemos cómo fueron las historias (trágicas) del Fondo con nuestra Argentina. Se metieron en un laberinto financiero dónde, realmente, no tienen salida. O sí, la del ajuste y la represión, por que de más está escribir que el ajuste, para que se cumpla, viene con represión.
El dólar, después de la gran disparada que hizo durante estos 7 meses de 2018 parece tranquilo, pero sólo es por las (locas) tasas que ofrece el Banco Central y las LEBACS. Para pasar al castellano de la calle, el que la tiene no está comprando dolares ya que en un año te dan el 50% de interes en lo que tengas dentro de un banco, es más redituable. Pero también sabemos, que son insostenibles esas tasas ya que licuarían las reservas en poco tiempo por la tanto, en breve, cuando desaparezcan esas tasas extraterrestres, los inversionistas (para ser amables con ellos), volverán a su primer amor… el verde dólar, y su disparada hará que tengamos un dólar a más de 30 pesos a fin de año. Devaluación número 1000 vendrá y tu sueldo licuará, una vez más en menos de tres años de Gobierno Macrista.

El ajuste es y será parte de nuestras vidas en lo cotidiano, en el día a día, lo vemos en el chino, en la luz, el gas y bla bla… pero en lo que concierne a nuestro lugar de trabajo, se empezará a ver muy fuerte en este segundo semestre de 2018 con el desfinanciamiento arriba citado, no abriendo paritarias para reajustar las firmadas a principios de año, no cerrando paritarias a los Docentes, bajando becas, bajando Convenios (más de 7000 PERSONAS se quedarán en la calle con esta medida), entre otras… y si piensan que es esto nomás ni se imaginan lo que harán con las Universidades en el 2019. Ya de por si, veremos cuando se discuta el Presupuesto para el año que viene, de cuánto será el recorte, que por lo bajo dicen será catastrófico para el normal funcionamiento de las Universidades Nacionales.

Lo dijimos en 2015. Lo decimos en 2018. Lo diremos siempre.

Son un Gobierno de Empresarios. Nunca vivieron un día común entre la sociedad, no toman el tren ni el bondi, ellos tienen su propia Sociedad de no más de 10 millones de Argentinos. Y somos 45 Millones. Viven en su Country, encerrados en sus miserias. Y lo quieren todo para ellos, por eso tienen sus fortunas en otros países, por que Argentina es para hacer negocios y dónde se hacen negocios no se guardan las fortunas.

 

Tendremos que estar preparados para lo peor, por que vendrá. Será de nuestra parte saber como paramos “la tormenta”, esa que hicieron y alimentaron ellos, los que nunca se mojan con su propia lluvia.

Diego Barone

©2021 ATUNLA. Todos los derechos reservados. Diseñado por Polsk

Please publish modules in offcanvas position.